La vida es aquello que pasa desde que naces hasta que mueres.


Hola a tod@s,

Esta misma mañana, tras desayunar y camino al trabajo (tengo la suerte de poder ir andando) me he permitido el lujo de reflexionar sobre un aspecto que me parece importantísimo, sobre todo para los tiempos que corren.

Todo terapeuta que se precie, desde médicos, fisios, quiros, osteópatas, quiroprácticos, etc así como los que ejercen de terapeutas sin saberlo como profesores, peluqueras, señoras de la limpieza o dependientas de una frutería y un largo etcétera nos damos cuenta de que la gente necesita contar sus problemas a los demás y si no los tienen se los inventan haciéndolos realidad. Tanto es ese grado de dependencia del contar las intimidades que en ocasiones nos sorprendemos de lo que nos estan contando. Pero lo hacen porque necesitan aliviar tensión emocional y sin saberlo prevenir enfermedades. (lo que no es bueno es la gente que se acostumbra a tener problemas y no saben vivir sin ellos. Esa gente no es buena para tenerlos de amigos, tarde o temprano te meterán en sus problemas)

No es ningún secreto que un gran porcentaje de los problemas de salud vienen dados por uno o varios cuadros emocionales traumáticos. ¿Qué significa? Que nuestra salud está directa y estrictamente condicionada por nuestra psi (mente). En osteopatía trabajamos estrechamente entre el psi, el aparato locomotor/estructural y el conjunto visceral (corazón, pulmones, hígado, etc,etc). Trabajar una parte sin hacerle caso a las dos restantes en un trabajo absurdo. (no entro en cuerpos energéticos por no alargar más el artículo)

Bien, pues lo que me planteó la reflexión esta mañana es un cierto sentido que tengo a eso de “meternos prisa en la vida” porque “se nos pasa el arroz”. Algo así como que a los veintipico debes de casarte, antes de los treinta debes de tener un hijo, o varios, etc, etc. Dejando a un lado el tema económico/político que no nos permite seguir el ritmo de vida que siguieron nuestros padres, parece ser que todo cuanto has de hacer en la vida está comprendido entre los veinte y los treinta y pocos. Después de ahí, una vez que ya tienes una vida con hijos todo para ti ha terminado. Lo que hayas conseguido bien está pero ya no vas a poder hacer nada más. Ya no vas a poder estudiar más, no vas a poder trabajar en lo que realmente te gusta, no vas a encontrar la felicidad, etc, etc… y no nos damos cuenta que “el arroz ya no se pasa”, que ahora el arroz es Brillante, jejeje.

Este sentido de inutilidad a partir de una edad joven es un trauma que degenera en complicaciones metabólicas muy fuertes. Rápidamente se me ocurren dos muy de moda: la inapetencia sexual en el hombre o también llamado “gatillazo” y lo que la medicina viene a llamar fibromialgia (casi centralizada en el sexo femenino). Y este sentido de “inutilidad en la vida” no es culpa directa del sujeto, sino de la sociedad en la que vivimos. Somos simples marionetas que debemos de aprender a que no todo lo que nos enseñan es la verdad. Otra enfermedad me viene a la mente, el famoso hipo o hiper tiroidismo también viene relacionado a un problema en el 5º chakra (comunicación, expresión, decir lo que sentimos, etc).

De vez en cuando en nuestra vida conocemos a alguien que cuando nos revela su verdadera edad nos sorprende. 70 u 80 años ¡!!!, ¿pero como es posible? Con lo activo que está. Nosotros mismo nos sorprendemos de que con esa edad alguien pueda llevar una vida incluso más activa que un joven de 40 años. Y aun decimos, “ufff. si parece que con 70 años sea un chiquillo”… bien, pues ese “parece” es el que cuenta. Es la imagen que estamos dando de nuestro cuerpo y nuestro alma a los demás. Ahí está la verdadera edad.

En resumen, ni con 30, ni con 50 ni con 70 se acaba la vida para avanzar y conseguir nuevas metas. Si somos capaces de reprogramar nuestra mente veremos que con la experiencia de los años seremos capaces de hacer nuevas y mejores cosas y veremos la enfermedad como algo lejano para la que no vamos a tener tiempo.

Pero para ser concientes de todo esto de vez en cuando debemos de parar, respirar, mirar atrás y coger fuerzas para continuar. Si lo consigues verás todo de un color distinto. Suerte.

Osteopatía Levante
Centro Parasanitario de Osteopatía, Masaje, Reiki y Técnicas de Sonido

Visitas: 14

1 comentario
  1. Muy bueno. Chapó
    La Mari

Deja una respuesta


Sobre mi

Centro Parasanitario Raúl Estevan. En la calle Valencia, 16. Elda, Alicante Spain.

Somos profesionales en: Osteopatía, Biomagnetismo, Reiki, Quiromasaje y Masaje con Aromaterapia Egipcia, Drenaje Linfático Manual, Barras de Acceso Inconsciente, Yoga & Meditación, Conciertos de Cuencos Tibetanos.

No busques fuera lo que nació contigo. Tan sólo tienes que recordar.

Raúl Estevan Cifuentes.

Guardar

Próximos Proyectos

NOS ABRIMOS A LOS PODCAS

Dónde estoy


Calle Valencia, 16. Elda, Alicante.
Abrir chat